HENRIK IBSEN (1828 – 1906)

Dramaturgo Noruego. Sus primeros dramas románticos iban en conexión con el exacerbado nacionalismo de una patria que alcanza su independencia de Dinamarca en el siglo XIX (1814).

Su educación en el hogar estuvo marcada por el respeto y temor a Dios. De carácter introvertido, estudio la mayor parte de su adolescencia en instituciones religiosas.

En el año 1848, a la edad de 20 años, escribe su primera pieza (romántica), titulada Catilina. “Ibsen considera a Catilina como un gran rebelde, como un hombre de grandes ideales que lucha por regenerar a una sociedad corrompida, pero que fracasa en su intento” (Ana Victoria Moncada, en el prólogo a la edición de obras de Ibsen de la Editorial Porrúa, México, 1999).

De espíritu esencialmente melancólico y pesimista, recibió fuertes críticas tras la publicación de esta primera pieza teatral. A partir del año 1851 se decide a vivir del teatro, y durante 10 años se desempeña como director escénico, lo que le permite adquirir conocimiento en la técnica de la representación.

Sigue desarrollando dramas románticos. De esta época podemos indicar sus siguientes piezas:

–         Catilina (1848-1850).

–         La noche de San Juan (1852).

–         La comedia del amor (1862).

Esta última pieza, “La Comedia del Amor”, es considerado su primer drama sobre la vida contemporánea.

Para el año 1964 parte hacia Roma, para iniciar lo que él viviría como un “destierro doloroso y voluntario” que se extendió durante 5 años en esta ciudad de Italia, y 25 años más en Alemania. Es así que escribe diversas piezas de contenido filosófico como lo son:

–         Brand (1865).

–         Peer Gynt (1867).

  • Predomina lo lírico sobre lo lógico. Pieza nacionalista, con su base en el folklore noruego.
  • Peer Gynt es el mentiroso, el fantaseador, un hombre sin carácter, sin convicciones firmes. Ve la vida a través de un sueño. No lucha, es arrastrado por los acontecimientos y dominado por sus instintos.
  • La vida de Peer Gynt es una vida vacía. A ratos es dominado por sus instintos (rapta a una mujer), luego por las circunstancias (es obligado a un largo peregrinaje), hace fortuna (y se vuelve ambicioso y egoísta).
  • Finalmente, se hace viejo y luego de un largo viaje regresa a Noruega. Repasa entonces todas las etapas de su vida, mientras arranca una a una las capas de una cebolla. He aquí un claro símbolo.
  • Muere en brazos de una mujer que siempre le había amado. Como si es el amor lo único que puede darle identidad y sentido a su existencia.

Puede verse ya en este trabajo signos de su desarrollo posterior y su tendencia a lo simbólico.

Posteriormente llega a su período de madurez, en el cual produce sus dramas más conocidos e importantes, y que le otorgan el puesto de naturalista y precursor del simbolismo:

–         Casa de Muñecas (1879).

  • El final de esta pieza, con Nora abandonando su hogar y sus hijos, fue en extremo controversial. Varias veces le solicitaron cambiar este desenlace, y de hecho llegó a escribir una opción diferente para el cierre de la pieza.
  • Desde el inicio los personajes están claramente delineados, así como su forma de vida y el modo en que ellos se relacionan. Hay un alto nivel de detalle en su presentación, de modo que la perfección de sus existencias y de sus vidas en la trama está evidenciado, lo cual usa Ibsen para iniciar el planteamiento de su idea: por ejemplo, las cualidades de Torvaldo Helmer, como su integridad, veracidad, rectitud, su rechazo a la mentira, y la importancia que le otorga a la dignidad que proviene del reconocimiento de otros (la sociedad), de modo que se preocupa enormemente por las apariencias.
    • Cuando Nora pide la intervención de Torvaldo para que no expulsen a Krogstad de su puesto en el banco, él responde: “¿Quiéres que me ponga en ridículo a los ojos de todo el personal? ¿Quiéres que de a entender que soy accesible a toda clase de influencias extrañas? Puedes estar segura de que no tardarían en dejarse sentir las consecuencias”.
  • Nora es un temperamento opuesto al de su esposo. En ella está concentrado un profundo amor a la vida, y es ese amor el que le lleva a confundirse y pasar por encima de las leyes y normas sociales.
  • En Nora coexisten dos tendencias fuertes: la muñeca alegre, golosa, la alondra, la niña que juega con sus propios hijos, la que han formado y cuidado su padre y su esposo; junto a la mujer consciente de sus actos, la que se ha ido forjando a lo largo de los años de ocultar su secreto y soportar en silencio angustias y sacrificios, la que ha luchado y sigue luchando por el ideal de amor y entrega.
    • Una lectura posible es determinar que el egoísmo de Nora es mayor que el de Torvaldo, pues éste soporta sobre sus hombros el peso de su responsabilidad social y moral, mientras Nora lo transgrede todo, dejándolo de lado por su propia búsqueda personal.
    • Por otra parte, Nora está “defendiendo su dignidad de criatura humana. No puede permanecer en un hogar donde sólo se la ama con los sentidos pero que no se la respeta como persona libre”.
  • En su tiempo la pieza fue duramente criticada y se defendió el matrimonio como ideal, como abstracción. Sin embargo, la visión moderna de la pieza ha reivindicado la actitud de Nora como ser humano, así como aceptado la tesis que a través de ella nos plantea Ibsen.

–         Espectros (1881).

–         Un enemigo del pueblo (1882).

Estos son tipificados como sus “dramas sociales”.

“Estos dramas descienden de las alturas de su idealismo vago y abstracto y presentan los conflictos humanos, inspirándose en la realidad. Plantea los problemas del matrimonio y del divorcio, del feminismo, de la herencia, de las apariencias y de la verdad, de la educación de la juventud. Ahora la prosa sustituye al verso y de este modo compone sus dramas sociales, de tendencia realista, en los cuales los personajes discuten una tesis”. (Ana Victoria Moncada, en el prólogo a la edición de obras de Ibsen de la Editorial Porrúa, México, 1999).

Características del teatro de Ibsen, en esta etapa:

–         Aborda los asuntos cotidianos y los problemas sociales.

–         Su teatro es un teatro de ideas. Plantea una tesis y la pone en movimiento a través de sus personajes.

–         Logra armonizar a este realismo el SIMBOLISMO. Es uno de los precursores del simbolismo en el teatro.

–         Construye detalladamente el carácter de sus personajes.

Posteriormente desarrolla lo que se conoce como sus dramas psicológicos:

  • El pato salvaje (1884).
  • Hedda Gabler (1890).

Y finalmente algunos dramas autobiográficos entre los cuáles resaltamos el titulado “Juan Gabriel Borkman” (1896).

Algunas de sus temáticas constantes:

  1. La apariencia y la realidad. El ser verdadero y el ser no auténtico.
  2. Idealismo Pesimista: quien decide por sus ideales se pierde en ellos, seguramente le sobrevendrá una muerte física o social (Factum trágico). “El hombre más fuerte es el que está más solo” (Un Enemigo del Pueblo, de Ibsen).
  3. Enfrentamiento del individuo y sus ideales con las convenciones sociales.

Fragmento de Casa de Muñecas:

Nora: Quiero averiguar quien tiene razón, si la sociedad o yo.

Helmer: (…) Tienes deberes sagrados para con tu marido y tus hijos.

Nora: Tengo otros deberes tan sagrados como esos: los deberes para conmigo misma. Ante todo soy un ser humano, con igual derecho que tú, o por lo menos debo intentar serlo.

Características de su creación como dramaturgo:

  • Fundador del teatro de ideas y del teatro simbólico.
  • Finales abiertos que comprometen al espectador con la pieza (le obligan a decidir su propio final).
  • Asume el teatro como una acción desarrollada hacia lo interior.
  • Sus personajes son a la vez reales y simbólicos.
  • Jamás disloca completamente la realidad (esto será tarea de Strindberg).
  • Accede al realismo como trascendencia, camino al símbolo como vehículo de otros significados en su obra.

“Ibsen fue el primero que mostró las posibilidades de su método de crear un drama de manifestaciones y realizaciones cumbres en Casa de Muñecas. Al terminar la obra, Nora hace que su marido Torvaldo se siente junto a ella en la mesa para ´hablar claramente de todo´. ¿Por qué ha perturbado su matrimonio el peligro del escándalo? El intercambio de puntos de visa que sigue es memorable. Cuando él le pregunta ´¿no has sido feliz aquí?´, ella le contesta ´no, sólo he estado contenta´. Y explica ´… nuestra casa no ha sido más que una habitación de juguetes. Aquí, he sido tu mujer-muñeca, lo mismo que en mi casa fui la muñeca de papá. Y los niños han sido a su vez mis muñecas.  Yo me divertía cuando jugabas conmigo, como los niños cuando yo jugaba con ellos. Éste ha sido nuestro matrimonio, Torvaldo´. Y se separa de él. Torvaldo espera reunirse con ella cuando ocurra ´el mayor de los milagros´, como ella dijo. Y le pregunta, ´¿tenemos que cambiar hasta el extremo de que..?´ A lo que Nora contesta que tienen que cambiar hasta el extremo de que ´podamos tener una verdadera comunicación en matrimonio´.

“Podríamos extendernos sobre la variedad y alcance posible del diálogo realista, pero sólo es necesario advertir de momento que el diálogo memorable, en contraposición al sólo bien escribir, es principalmente la cualidad de un tipo especial de realismo, asociado con el sondeo de los personajes y el drama estimulante de ideas. Si no reconocemos esto suficientemente, es porque tendemos a identificar el realismo con cualquier tipo de comedia en que se habla en prosa y las situaciones reflejan la vida cotidiana y vulgar”. (John Gassner, en Teatro Moderno, Editorial Letras, México, 1967).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s