SAMUEL BECKETT (1906 – 1990)

Empezamos con estas palabras del propio Beckett:

“Escribí toda mi obra rápidamente, de 1946 a 1950. Inmediatamente después no tenía más nada que escribir que me pareciese válido. Mi obra francesa me llevó al punto en el cual yo sentía que repetía siempre la misma cosa. Para algunos escribir se vuelve cada vez más fácil; para mi, la extensión de las posibilidades se reduce cada vez más… Al final de mi obra no hay otra cosa que polvo: lo nombrable. En mi último libro, ´El Innombrable´, hay completa desintegración. No YO, no SER, no TENER, no nominativo, no acusativo, no verbo. No hay manera de continuar. La cosa más reciente que he escrito, ´Textos para Nada´, ha sido una tentativa para salir de esta actitud de desintegración, pero fue un fracaso”.

–          Samuel Beckett, irlandés ignorado inicialmente, hasta excluido de su tierra natal. Discípulo de James Joyce.

–          Es uno de los escritores más importantes del Siglo XX. Se le otorga el preio nobel de literatura en 1969, y cuando la prensa difunde su noticia Beckett no permite que le vean en público, rechaza entrevistas y no asiste a la ceremonia de premiación.

–          Su teatro es antiteatro. En Esperando a Godot: no acción (no pasa nada). Su mayor proeza es la de hacer de la no acción una acción sostenida, la ausencia de argumento es su argumento.

–          Sus personajes no tienen nada y están en ninguna parte. (En medio del camino, como en Esperando a Godot.

–          Se le considera uno de lo grandes representantes del Teatro del Absurdo.

“… Samuel Beckett es sobre todo un poeta. Un poeta metafísico, puede ser; un poeta de la poesía clownesca, que posee una oreja excepcionalmente justa y delicada. Con ella el sobrepasa toda esfumadura de sonido, de velocidad, de movimiento y de marcha hacia atrás”. (Cattanei, 1970).

  • Condición trágica de sus personajes.
  • La vida entendida como binomio nacimiento-dolor.
  • Universalidad de sus personajes.
  • Búsqueda de misterio.

¿Cuál es el absurdo en Beckett?

“Su claridad está justamente en recibir y demostrar lo absurdo de un mundo en el cual el hombre se encuentra con malestar, privado de ilusiones y de luces, donde el hombre se siente extraño. Este exilio no tiene refugio porque está privado de los recuerdos de una patria perdida o de la esperanza de una tierra prometida. Este divorcio entre el hombre y su vida, entre el actor y su escena, es probablemente el sentimiento del absurdo. El absurdo deviene en ridículo, porque el ridículo, en este sentido, es condición amarga, dolorosa, grande y profunda como lo es la tragedia no llorada, sino reída. En este absurdo, en el límite de lo grotesco y la risa, está su autenticidad”. (Cattanei, 1970).

  • Beckett nos produce, a través de su teatro, una risa desesperada (¡Tragicomedia!).
  • Su teatro ha sido llamado teatro del vacío, aunque muchos coinciden en que se trata más bien de un teatro de la espera. La ESPERA, la ESPERANZA (desesperanza, por oposición), la ansiedad del mundo contemporáneo (del hombre moderno, que no sabe esperar), son el núcleo de su trabajo y ello se hace evidente en su pieza emblemática: Esperando a Godot.

Beckett: “La poesía ha sido la primera operación de la mente humana y sin ella no podría existir el pensamiento. Los bárbaros, incapaces de análisis y de abstracción, deben recurrir a la fantasía para explicarse lo que su razón no está en capacidad de comprender”.

Joyce: “La forma es el contenido de la forma”.

¿Cómo entender este sentido poético en Beckett?

Habría en primer lugar que despojarlo de toda intención filosófica o predicadora.

“Cuando consideramos la forma poética  no como adorno o disfraz intencionado de una idea que en el fondo es clara y superior, sino (en el sentido que tienen en Beckett) como unidad conjunta y canjeable de la forma de las ideas, la forma deja de ser un instrumento para alcanzar el fin de expresar una idea, sino que la idea es también un instrumento para alcanzar el fin de perfilar una forma; ambas son instrumento y fin y ninguna de ellas prima sobre la otra”. (Birkenhauer, 1971).

  • Quedamos a medio camino, eliminándose la idea del “arte por el arte”, tanto como alejándonos de la “poesía de ideas”.

Samuel Beckett nace en 1906, en las afueras de Dublín (Irlanda). Antes de los 20 años inicia estudios de francés, italiano y literatura moderna. Sus estudios lo llevan a viajar a París y Florencia en los años 1926 y 1927. Conoce a Joyce en París en el año 1928, y este lo acepta entre su círculo de amigos.

Entre 1929 y 1936 escribe ensayos y poemas. Para 1936 culmina su novela Murphy, publicada dos años más tarde. Entre 1939 y 1942, producto de la Segunda Guerra Mundial, pierde a la mayor parte de sus amigos incluyendo a Joyce, quien muere en 1942 en un campo de concentración. Beckett logra escapar al sur de Francia y comienza a escribir una nueva novela: Watt. Durante esos años se mantuvo en grupos clandestinos de resistencia a la ocupación alemana, como secretario y mensajero.

En 1948 escribe Esperando a Godot, publicada en 1952 y representada por vez primera en 1953. En esos años de postguerra escribe otras novelas y relatos cortos, además de una pieza teatral titulada Eleutheria, anterior a Godot.

Resaltan de su producción El Innombrable (1953) y Textos para Nada (1955).

Entre 1957 y 1965 dedica gran parte de su energía a la traducción de su obra del francés al inglés, escribe guiones para radio, cine y televisión. En 1969 se le otorga el premio nobel de literatura.

Muere en el año 1990.

Beckett escribe Esperando a Godoy en el año 1949.

“Su obra dramática no trata sobre Godot, sino de la espera a Godot; representa sólo el proceso del esperar con todos los recursos estilísticos del teatro (a los que deben añadirse los de los payasos circenses), y el objeto de la espera sólo deja entrever lo necesario para que ese proceso no parezca completamente absurdo y los espectadores participen en la espera”. (Birkenhauer, 1971).

–          Indefinición de sus personajes y sus circunstancias. ¿Quiénes son Didi y Gogo? ¿Cuál es su vínculo?

–          Repetición de diálogos y acciones.

–          Juego constante de sus personajes, a través de la palabra y de las acciones señaladas en el texto (juego de los zapatos en Estragón, intercambio de sombreros, caídas y levantadas, heridas, toma de los huesos…). Pero nada sucede.

–          Ubicados en medio de cualquier lugar, sólo un árbol seco resalta del espacio (que en el segundo acto va a florecer, lo cual sigue sin significar mayor seguridad para Vladimir y Estragón).

–          El juego de Didi y Gogo más que deliberado, es necesario (inevitable).

–          Sobre todos los personajes domina Godot, a quién se espera, presencia ausente.

–          Un día tras otro, indiferenciados, dando la sensación de una repetición continua e interminable. Las circunstancias cambiantes (ceguera de Pozo y mudez de Lucky en el segundo acto) tampoco ofrecen asidero, pues no podemos estar seguros de nada: ¿Cuándo es ayer? ¿Cuándo mañana? ¿Ahora estamos en un sueño o esto es una realidad?

Vladimir y Estragón “pelean, buscan el sueño, comen una zanahoria, un hueso de pollo, meditan sobre el suicidio; Pozzo tiraniza a su esclavo, lo azota, se agita, lleva y trae a este autómata sin meta. En ambos actos un muchacho, un mensajero misterioso, anuncia que Godot vendrá la próxima noche. Y todo continúa.

La sabiduría dramática de Beckett, o tal vez la fascinación de su poesía, logra representar la monotonía sin caer nunca en la monotonía, representar las cosas que se repiten sin nunca repetirse” (Cattanei, 1970).

–          Beckett se negaba a dar explicaciones sobre sus trabajos. Las especulaciones en torno a sus personajes, situaciones, diálogos y demás le parecían innecesarias y hasta absurdas. Su táctica era “negarse a cualquier explicación e insistir en la extrema sencillez de la situación y el tema. No tenemos claves para que ofrecer para desentrañar misterios que sólo ellos (los que preguntan) se han inventado”. (Beckett, 1968).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s