“HIGH” (Alto)

Inauguro este apartado con un comentario sobre “High” (Alto), pieza que está actualmente en presentaciones en la sala principal del Trasnocho Cultural, en Caracas. El objetivo de estas líneas es compartir información con el estudiante de Artes Escénicas (escuela de Comunicación Social – UCAB), sobre diversas propuestas teatrales.

En primer plano siempre, dividiendo el espacio entre el interior de una oficina y el mundo exterior, un pequeño basurero coronado por un cenicero, el cual recibe el peso de aquello inconfesable, esconde en su interior el objeto de deseo de un adicto. Es esta una de las primeras imágenes de la pieza: una pequeña cruz de metal que brilla con fuerza recordándonos que cada uno carga con ella a sus espaldas, o quizás que todos debemos arrepentirnos de alguno de nuestros actos de vida; a su lado una botella de alcohol y muy cerca una mujer que se debate entre su fe y su adicción; acto seguido ella toma la botella y la esconde, como ha intentado esconder tantas cosas en su existencia, en el fondo de aquella papelera de metal aceptando que jamás dejará de ser una alcohólica y que su lucha se realiza minuto a minuto.

Así empezamos a conocer a la hermana Helena (interpretada por Carlota Sosa), quien es consejera de adictos en recuperación, ahora con amplia experiencia y un pasado que le pesa sobre la espalda y los hombros. Sus primeras palabras son una confesión dirigida al público, en tono cercano y sencillo, contando episodios de su vida que bien podrían pertenecer a la experiencia de cualquiera de los presentes. Ella es la heroína de esta historia.

Todo lo demás es deterioro pues “High” (Alto) nos permite ver los rincones más oscuros de la naturaleza humana: Andy (Christian McGaffney) es un adicto que declara no creer en Dios ni querer recuperarse, se encuentra bajo la protección del padre Miguel (Luis Fernández), y su dolorosa batalla es el disparador de todas los conflictos presentes en la pieza. Él es quien consteliza los pecados de todos los personajes, pero también de la audiencia; sobre él recaen todos los prejuicios, la maldad y el maltrato. En esta pieza, escrita por Matthew Lombardo, todos somos víctimas y victimarios, quienes asistimos a su representación terminamos siendo culpables.

La hermana Helena y el padre Miguel se encuentran luchando por la recuperación de Andy, porque a través de él quieren salvar sus culpas y limpiar sus pecados. Andy, cordero de Dios, es la única vía de salvación para ellos, sobre quien han proyectado sus propios demonios. Nuevas confesiones van llegando, nos vamos enterando progresivamente de los pecados que remueven la conciencia de todos los personajes y por más que intentamos distanciarnos terminamos reconociendo que nosotros también estamos representados allí, que esas también son nuestras caídas.

Todo esto hace de esta pieza excepcional, la forma en que está desarrollada la dramaturgia es excepcional, tanto por la elaboración de los personajes como por lo diálogos y la concepción de los espacios en los que se desenvuelve al tragedia. Por otra parte, el ritmo que este equipo de intérpretes logran imprimir permite sentir la tensión creciente dentro de ellos y la llegada definitiva de lo inevitable; creo que en la propuesta del director (Luis Fernández) está la intención de generar una fuerte sensación de vértigo en el espectador, esa mezcla entre el temor y la atracción por la caída. Es un trabajo que ofrece imágenes que son a la vez repugnantes y tentadoras.

La concepción del espacio es sumamente interesante, porque revela lo necesario y esconde aquello que no se puede esconder: ese juego de grandes persianas al fondo que se abren y cierran a conveniencia, remarcan la idea de que los espectadores estamos allí metiendo nuestras narices en el pantano de otros, fisgoneando la vida de terceros con cierto morbo. Por supuesto todo esto me parece que es una provocación intencional.

Comentario aparte merecen las actuaciones, realizadas con pericia, evidenciando el oficio de los intérpretes, su amplia experiencia y su fuerza interior. Desde mi punto de vista, y lo digo con mucho respeto por el trabajo de estos profesionales, falta todavía un giro a la rueda de la conexión con los personajes y sus contenidos, y un paso más para caer por el precipicio de esas vidas tan marcadas por la vergüenza. Pero todo está allí: primero el contacto humano y cotidiano que hace pensar que todo está marchando bien, luego la circunstancia inesperada, después la tensión de presentir que algo puede salir mal, sigue la tentación, más y más tensión, la liberación de las confesiones finales y la caída total que permite reflexionar sobre la propia vida.

El ritmo frenético se lo lleva todo por delante y creo que a la pieza le falta pausa, creo que a estos personajes no les han permitido ser totalmente.   El momento más duro del trabajo, otro acierto, es un momento grave, pausado, de silencios; llegar hasta allí requiere de un recorrido complejo a lo largo de la obra y ello no está logrado, los intérpretes no se trasladan hacia ese lugar de ruptura dentro de ellos, al menos no ese domingo en que estuve en el Teatro Trasnocho.

Con todo, el trabajo es excelente y lo recomiendo ampliamente. Y para los estudiantes de actuación y artes escénicas constituye una lección de manejo escénico, creación de espacios, establecimiento de códigos de iluminación y música, transiciones, ritmo y fuerza en las interpretaciones, todo ello sosteniendo un texto de alta calidad.

HIGH (Alto), escrita por Matthew Lombardo, dirigida por Luis Fernández. Elenco: Carlota Sosa, Christian McGaffney, Rafael Romero y Luis Fernández. Producción: Mimí Lazo. Está presentándose en el Teatro Trasnocho, vienes y sábados a las 10:00 pm y domingos a las 8:00 pm.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s